Fuente
Fuente

El orgasmo o clímax («escalera» o «subida») es la descarga repentina de la tensión sexual acumulada, durante el ciclo de la respuesta sexual, resultando en contracciones musculares rítmicas en la región pélvica caracterizadas por el placer sexual.​ Experimentados por los machos y las hembras, los orgasmos son controlados por el sistema nervioso involuntario o autónomo. A menudo se asocian con otras acciones involuntarias, incluyendo espasmos musculares en múltiples áreas del cuerpo, una sensación de euforia en general y, frecuentemente, se exteriorizan movimientos del cuerpo y vocalizaciones. El período después del orgasmo, conocido como periodo refractario, es a menudo una experiencia relajante, atribuido a la liberación de las neurohormonas oxitocina y la prolactina, así como las endorfinas. Fuente

Pareja
Fuente

Muchas son la definiciones que se encuentran para el Orgasmo, lo cierto es que esa palabra es todo un misterio y más misterioso es el proceso de alcanzarlo, nos obsesionamos tanto con alcanzarlo que al masturbarnos o al tener relaciones en pareja lo hacemos un objetivo y sí no lo alcanzamos sentimos que estuvo incompleto el encuentro, nos perdemos de disfrutar el proceso y sentir cada sensación que nos brinda nuestro cuerpo, también solemos enfocarnos en que sólo se alcanza en nuestros genitales. investigamos en mil páginas y libros, hasta le preguntamos a Profesionales de la Sexualidad para tratar de entender el orgasmo y saber si lo que sentimos se puede calificar como orgasmos, porque para nosotros es algo abstracto y no sabemos como es, ni como siente y nos preguntamos ¿cómo se siente?, a esta pregunta hace algún tiempo me dieron la siguiente descripción: ¿sabes cuando sientes un picor y comienzas a frotar la zona con tus uñas y no puedes parar porque sientes que demasiado rico y sigues hasta que sientes un gran alivio? pues así es el orgasmo.

El orgasmo es una sensación de placer que sientes en todo tú cuerpo, hay diferentes maneras de sentirlo y te lleva a tener una sonrisa en tú cara y a sentir que flotas, unas veces es lento otras veces es rápido, puedes sentir una corriente que va desde el vientre hasta la cabeza, para cada uno de nosotros es diferente y para experimentarlo a plenitud es importante la comunicación con nosotros mismo y con la otra persona en caso de estar en pareja.

Fuente

Cuando se trata de la comunicación con nosotros mismos, es conectarnos con nuestro cuerpo y sus sensaciones, conocer nuestras zonas erógenas, cómo nos gusta ser tocados, besados y hasta que olores nos pueden llevar al placer. El proceso del orgasmo es muy individual porque depende de que nuestra mente deje de pensar para que nos permita sentir, o a caso creen poder tener un orgasmos pensado que deben hacer mercado o que te ves gord@ en el espejo, hay que vivir el momento y es importante conocerse para buscar las posiciones que te hagan llegar y que puntos de tú cuerpo pueden hacer que el clímax sea más placentero y es que ¿si tú no sabes cuáles son tus puntos de placer cómo ayudas a tú pareja a que te haga explotar de placer?.

Algunas veces escucho de mujeres que dicen «él no me hace llegar» a lo que respondo el orgasmo es tú responsabilidad, él te ayuda a llegar, pero el proceso de vivirlo es tuyo, él no te puede leer la mente para saber qué estas sintiendo o cómo quieres que se mueva y tantas cosas que hay que experimentar para poder llegar al clímax, además él también esta en su proceso de vivir el clímax con su cuerpo, en fin cada uno es responsable de su orgasmo.

Ojala nos leyéramos la mente para saber qué quiere el otro.  

Otra cosa que es bueno saber es que el orgasmo no es producto sólo de penetración o estímulo de genitales, se puede sentir diferentes tipos en diferentes partes del cuerpo por ejemplo: los pechos, los oídos, mentales, por mordidas, por estimular el ante brazo, por respirar, entre otros.

Fuente
Fuente

Cuando hablamos de orgasmos genitales en seguida se me viene a la mente los hombres, ya que asumimos que si eyacula es porque tuvo un orgasmo y puede no ser así, de hecho hay hombres que llegan al clímax y no eyaculan, ellos son capaces también de tener orgasmos con otras partes de su cuerpo y sólo falta que se liberen a experimentarlo, como cultura enfocamos mucho la virilidad y el placer del hombre en su pene, pero lo cierto es que ellos pueden ser tan sensibles como nosotras y tener orgasmos explosivos que no impliquen semen, a ellos les recomiendo que se dejen explorar, que sean dispuestos a recibir y saber que el sexo es una danza donde ambos damos y recibimos, que puede dedicarse a sentir y despreocuparse por satisfacer a la pareja, ya que ese no es sólo trabajo de él y por ello es importante la comunicación. 

Por si se te dificulta conectarte con el sentir de tú cuerpo, te recomiendo que escuches alguna canción que te ayude a transportarte y olvidarte de todo el entorno y te permita danzar contigo y sentir placer. Aquí les dejo un electrónica que les puede ayudar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »