Fuente

Llevamos algún tiempo juntos mi Peluche y Yo, cada día el morbo es más intenso entre nosotros, hablamos de hacer realidad muchas de nuestras fantasías, algunas veces dudo que realmente este a gusto de complacerme a medida que conversamos noto más sus ganas de hacer realidad lo que hablamos, eso hace que mi morbo crezca y mi creatividad erótica supere los límites.

De sus labios salen esas palabras que me derriten «quiero ser el hombre que cumpla tus fantasías», no lo dudo más y aprovecho el momento y le digo que lo que más deseo es verlo estar con otra mujer, él todo emocionado me dice que con gusto participará conmigo en esta aventura.

Comenzamos imaginándonos en la misma habitación con otra chica, al ir al motel y vernos en los espejos mientras follábamos él me decía al oído «imagina que es otra chica sobre mi que se mueve y me la follo», esa imagen en mi cabeza causaba orgasmos intensos, no podía dejar de mirar nuestro reflejo en los espejos y cada vez que alimentábamos la fantasía más morbo nos daba.

Fuente

El me pidió que yo seleccionará a la chica que compartiría con nosotros, que compromiso quedo en mis manos, no sabía por donde comenzar y temía equivocarme, le decía y sí la chica no te gusta y qué pasa sí en la cama no cumple tus expectativas, a todo esto el me respondió «seguro todo sera puro placer, estaremos juntos y con nuestro deseo haremos que sea una follada monumental».

Comencé mi búsqueda, primero pensé en decirle a una amiga pero ella me vio con cara de pocos amigos y me dio muchos consejos de por qué no hacerlo, hice caso omiso de sus palabras y seguí buscando ya nosotros estábamos seguros de lo que queríamos, luego consulte cuentas de twitter pero nos dieron inseguridad, visitamos paginas de de citas y las fotos solo mostraban chicas muy operadas que no nos atraían, pensé que sería más fácil encontrar quien compartiera el momento con nosotros, casi me doy por vencida hasta que conseguí casa relax Sabadell allí tienen chicas reales y prestas a complacer, me daba la oportunidad de complacer mis dos grandes morbos, ver a mi Peluche con otra chica y que ella fuera una puta de lujo.

Realice la selección y converse con ella para que supiera lo que le gusta a mi Peluche y lo que me gustaría experimentar el día que estuviéramos juntos, mientras hablaba con ella me excitaba mucho al narrarle lo que quería hiciéramos con mi Peluche, al terminar de hablar con ella tuve que masturbarme no podía evitar imaginarnos.

Llego el día, nos fuimos en el coche a buscar a la chica, durante el camino hablábamos y reíamos de los nervios, llegamos al sitio y entramos a la habitación al rato llego la chica, ella era alta morena cabello negro, ojos café, delgada de buenas curvas, en seguida dirigí mi mirada hacia mi Peluche y vi esa sonrisa y brillo en los ojos que me dejaron saber que le gustaba, eso me relajo y me animó a continuar, la chica nos ayudo a romper los nervios hablando un rato y dándonos suaves caricias, en un momento propuso darnos un beso los tres y nos acercamos, yo comencé besando a mi Peluche, luego ella lo beso y agarro mi cabeza para acerca mi boca a ellos, fue una sensación distinta tres lenguas tocándose, eso nos hizo entrar en ambiente y perder los nervios.

Mi Peluche le pidió que me desvistiera y mientras lo hacía los ojos de lujuria de él me excitaban, luego entra ambas lo desvestimos, mientras ella quitaba su camisa yo bajaba sus pantalones, luego entre las dos bajamos su boxer negro (el sabe que me encantan) y besamos su cuerpo, mientras ella besaba sus labios yo saboreaba su polla con mi boca, ambas nos acostamos en la cama y mi Peluche nos acariciaba, besaba las tetas de la chica y con su mano apretaba las mías luego comenzó a tocar nuestros coños y nos masturbaba, me excitaba verlo en el espejo del techo y escuchar a la chica gemir, ella también estaba disfrutando, en un momento abrió mis piernas y se vino sobre mi y me penetro con muchas ganas, se acercó a mi oído y me dijo «lo que más me gusta es saber que te complazco», el levanto su cuerpo y siguió follándome mientras la chica se acerco a mis senos y comenzó a besarlos, para mi fue una sensación nueva y diferente que disfrute. Mientras me follaba mi Peluche comenzó a besar a la chica, confieso que verlos casi e hace llegar a un orgasmo, yo misma me retire para que él pudiera follarla, verlos era un éxtasis me retire de la cama y me pare a un lado, disfrutaba ver como se movía, como la besaba, como le daba placer, lo disfrutaba tanto que mucho del tiempo estuve de espectadora.

Mi Peluche estaba acostado sobre la cama y la chica se paro para colocar su coño en la boca en su boca, en ese momento yo me coloque sobre él y metí su polla en mi coño quede frente a la chica, nos vimos fijamente y mientras nos movíamos sobre mi Peluche nos comenzamos a besar y acariciar los senos, duramos un largo tiempo disfrutando del placer que nos daba la experiencia, al terminar quedamos completamente complacidos y nos sentíamos en las nubes, de vuelta a casa no podíamos evitar besarnos, tocarnos, vernos y recordar nuestra complicidad, nuestra excitación era aún mayor que cuando comenzamos la aventura, al llegar a casa volvimos a follar y nuestros orgasmos fueron aún más intensos, definitivamente lo repetiremos y continuaremos llevando nuestras fantasías a la realidad.

 

Banner creado por @drawing4life

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »